banner

Abadengo crianza. Arribes de Duero. Bodega Ribera de Pelazas

Abadengo Crianza. Arribes de Duero.

Con uva de la variedad Juan García y desde el parque natural de los Arribes de Duero, Salamanca.


En su momento, ya habíamos probado algún vino de esta bodega, Ribera de Pelazas.
En nuestra anterior cata de esta bodega, habíamos probado su tinto joven, Abadengo Roble.
Ahora nos decidimos a ir más allá y probar su crianza. Abadengo Crianza.
Una bodega que se caracteriza por estar situada en un parque natural, Los Arribes de Duero en Salamanca.
Bodega Ribera de Pelazas. Abadengo. Uva Juan García.
En este lugar y a lo largo de más de cien kilómetros, el Duero rasgó las tierras castellanas realizando cientos de cañones,barrancos y cascadas.
Aquí es donde esta bodega cultiva sus pequeños pagos con viñas y cepas centenarias dispuestas en bancales.
Recuperando unas variedades de uva autótonas de la región y que se consideraban olvidadas, como son la variedad Juan García y la Bruñal.
Depósitos Troncocónicos de acero inoxidable
Para este vino Abadengo Crianza, se usan cepas con una edad próxima a los 60 años, agrupadas en bancales pizarrosos y graníticos.
Se trata de un monovarietal de la variedad de uva ya comentada Juan García.
Su fermentación se realiza en depósitos troncocónicos de acero inoxidable. (con ligera forma de cono, ver imagen de la derecha).
Tras la fermentación, el vino se somete a una crianza de doce meses en barricas de roble francés.
La denominación de origen Arribes, era desconocida para mi hasta hace poco, pero en los últimos tiempos, está obteniendo muy buenas calificaciones en las guías especializadas, que la colocan como una gran denominación en relación calidad precio.
El volumen alcohólico de este Abadengo Crianza es del 14%.
El precio por botella ronda los 8-9 euros y su relación calidad precio es correcta.
Su temperatura óptima de consumo ronda los 16ºC.
Hay que tener en cuenta que se trata de un vino elaborado con una variedad de uva que hasta hace poco tiempo, se consideraba extinta o era sencillamente residual, esto tiene que poner en valor este vino y el trabajo de recuperación de estas cepas.
En boca se hace un vino ligeramente ácido para mi gusto, con aromas de madera fruto de su crianza de doce meses en barrica de roble francés.
Bien estructurado aunque ligero de carácter e intensidad.
En boca, una entrada correcta y una persistencia corta.
Sin duda, no  estoy acostumbrado a esta variedad de uva, esto lo hace un vino peculiar, que os recomiendo al menos probar por lo curioso de su denominación, de su procedencia y de su variedad de uva.

Calificación de cata de Abadengo Crianza con uva Juan García: Puntuación 80 puntos

Salud