banner

Anna de Codorniu Brut


Opinión Anna de Codorniu Brut

Pues ahora que se terminan estas épocas navideñas y después de todos los atracones y excesos que nos hemos dado, no puedo más que comentaros un buen cava que consumí hace unos días.
Se trata de una de las marcas más típicas, que llegan junto con la Navidad, Codorniu y en este caso probaremos su Anna de Codorniu. Un gran cava para el que le gusten los brut.
Para empezar, recordaremos que
el grupo Codorniu está situado en la localidad de Sant Saturní d´Anoia, y tiene sus orígenes allá por el siglo XVI, (desde 1551 según presumen en su web), aunque el verdadero nacimiento y origen de la marca parta de principios del siglo XX. Actualmente, tras la expansión que llevaron a cabo, se ha convertido en una de las empresas vitivinícolas más importantes y pretigiosas del mundo.
Toda una tradición en la elaboración de cavas.
Anna, que actualmente es el cava más emblemático de esta bodega, nace en 1983 y está realizado con la variedad de uva chardonnay.
El nombre fue tomado en honor a la heredera de la dinastía Codorniu que allá por el 1659 se casó con Miguel Raventós, unión que daría perpetuidad a esta gran marca.
Pero en la valoración del cava con el que hoy nos encontramos, pasaremos a destacar varias virtudes.
La primera y más destacable, es una elevada gasificación. Se trata de un cava muy gasificado, aunque de burbuja pequeña y redonda, con mucha persistencia que no se desgasifica con facilidad, tras un buen rato en la copa, sigue manteniendo sus características y un elevado grado de carbónico. Mucho quizás para mi gusto.
Por otro lado, estamos hablando de un BRUT.
Recordemos que según los azúcares residuales, los cavas se califican en:

Brut Nature (0-3 gramos de azúcar por litro)
Extra Brut   (3-6 gramos a/l)
Brut             (6-12 gramos a/l)
Extra Seco (12-17 gramos a/l)
Seco          (17-32 gramos a/l)
Semi Seco (32-50 gramos a/l)
Dulce        ( +50 gramos a/l)

En nuestro caso, lo consumimos ya desde el inicio de la comida y, aunque la foto no era de gran calidad, no pude resistirme a publicarla debido al grato recuerdo que tengo de la comida y a las estupendas vistas que pueden observarse tras la botella ... (grande la mariscada con la que nos homenajeamos...)
El precio, pues una botella de Anna ronda los 7-8 euros. En nuestro caso era una mágnum y el precio se fue a aproximadamente el doble.
El grado alcohólico de Anna se sitúa en torno a los 12º.
Para mi gusto es un gran cava, de los mejores que he tomado este año, pese a no ser muy admirador de estos caldos.
Un cava muy recomendable que situaría entre los cavas de la zona media, aunque con una elevada calidad y una buena relación calidad-precio.
Recomendable para cualquier tipo de celebración, por imagen y sabor nunca te dejará quedar mal.
Actualmente, sacar una botella de Anna supone una distinción en cualquier mesa, un buen cava.
Salud.

Puntuación Anna de Codorniu 84 puntos